Translate other languages

Revista Espartako.cl

Temas por Categorías

Documento de Historia Nº 108. 09 de Septiembre de 2010


En Chile hace falta
un partido socialista

(Editorial de Punto Final Nº 635, 23 de marzo, 2007)

 

 

Ante esta frase, más de alguien dirá que es absurda, porque el Partido Socialista ya no existe: que desapareció arrastrado por la “renovación” que sufrió al término de la dictadura. Pero el Partido Socialista existe, aunque es como si no existiera. Y eso, seguramente, es peor.


El Partido Socialista no se ha disuelto ni desapareció luchando heroicamente contra el terrorismo de Estado de militares y empresarios. El PS sobrevivió y existe. Está inscrito en el Servicio Electoral, tiene sedes sociales, cientos de altos funcionarios, alcaldes y concejales, miles de millones de pesos que administra un grupo de expertos en inversiones y finanzas. Tiene parlamentarios y una votación significativa. Está presente, gobierna y actúa, pero no está donde debería estar: en la lucha social, en la búsqueda de la justicia, en una política que conduzca al socialismo, que significa (por si se ha olvidado) terminar con el capitalismo para construir una sociedad superior equitativa, justa, sin explotación.

El pesimismo domina al PS. No hay ilusiones. El partido padece la contradicción vital de ser y no ser. Se dice socialista y aplica políticas neoliberales. Pero como tiene conciencia debe tranquilizarla, y por ello afirma que en Chile no manda el neoliberalismo. Es lógico que lo diga. Si lo reconociera sería inexplicable que lo apoyara como en los hechos lo apoya.

¿Se puede ser socialista y neoliberal? Todavía algunos dirigentes levantan el puño cuando cantan la Marsellesa socialista que llama a luchar “contra el pulpo del imperialismo que a los pueblos desea aplastar”. En sus actos enarbolan la bandera roja con el hacha indígena que se recorta sobre el mapa de América Latina. Son exterioridades entrañables, en las cuales poco o nada creen los conductores del PS. El Partido Socialista se enorgullece de la obra del ex presidente Ricardo Lagos, socialista al cincuenta por ciento ya que el otro cincuenta lo destina a los sahumerios doctrinarios del PPD, el más liberal-manchesteriano de los partidos chilenos. La “obra” de Lagos no tocó la monstruosa concentración económica que existe en Chile y dio luz verde a las transnacionales del cobre para que siguieran acumulando riquezas y depredando el patrimonio minero, firmó el TLC con Estados Unidos -que aumenta nuestra dependencia- y mantuvo el penoso récord, casi mundial, de desigualdad entre pobres y ricos. ¿De qué otra manera podría explicarse que la actual presidenta “socialista”, Michelle Bachelet, entregue el manejo de la economía a tecnócratas que piensan como la derecha y aplican políticas que benefician sólo a los grandes empresarios?

Todo esto pudiera ser un ejemplo pintoresco de la ambigüedad nacional, que aborrece la franqueza y prefiere el disimulo y la pillería. Tan pintoresco como la presencia de dirigentes y altos funcionarios “socialistas” en actividades de los empresarios que los han asimilado como socios de sus negocios.

Las cuatro quintas partes de la población de Chile vive en condiciones precarias. Terribles, en muchos casos. Con jornadas de trabajo interminables, en la inseguridad, el consumismo y las deudas, víctimas permanentes de la explotación. Las organizaciones sindicales son débiles y muchas de ellas conciliadoras y colaboracionistas con el sistema. Las fuerzas de Izquierda, diezmadas y arrinconadas, convocan a sectores minoritarios. La democracia en Chile no avanza como debiera. La impunidad protege a muchos criminales, la corrupción se extiende a partidos, parlamentarios y funcionarios. Los poderes fácticos -que verdaderamente mandan desde los directorios de bancos y gerencias de las transnacionales, desde los cuarteles y catedrales de la falsa moral- siguen campantes pisoteando la dignidad del pueblo.
Las consecuencias del modelo las sufre la mayoría de la población. Sin duda, quisieran otra cosa. Muchos no saben bien qué. Pero prácticamente todos esperan una orientación, capacidad organizativa, una ética a toda prueba y consecuencia con los principios.

Las fuerzas del cambio son todavía débiles. Mientras en el continente se levantan enormes movilizaciones que aspiran al socialismo, en Chile parece triunfar la inmovilidad social. Sin embargo, hay reservas y fuerzas dormidas que pueden despertar. Y allí hace falta un verdadero Partido Socialista para provocar el vuelco político. Un PS de verdad sumaría fuerzas para la Izquierda y podría reconciliarse con su tradición latinoamericanista, con la memoria de Salvador Allende.

Pero la realidad es demasiado brutal y ahoga toda esperanza de que el actual PS experimente un cambio como el que esbozamos. Sin embargo, hay un hecho objetivo que se debe reconocer: en Chile hace falta un partido con un programa socialista.

Ese partido nacerá desde las entrañas del pueblo, como una corriente de opinión de miles de chilenos; se convertirá luego en un movimiento articulador de organizaciones sociales, políticas y culturales; y finalmente, se constituirá en el necesario Partido Socialista. Como su nombre lo indica, tendrá como misión construir un modelo de socialismo para Chile, en íntima unión con los pueblos hermanos de América Latina y el Caribe que siguen ese camino de liberación



Historia del Movimiento Social chileno
- Biografía de Francisco Bilbao (1823-1865)

- El Retorno de Bilbao

- El motín de la Carne (1905)

- A 100 años de la Masacre de Santa María de Iquique (1907)

- Consideraciones a 100 años de la Matanza de Santa María (1907)

- Aniversario 96 del Partido Comunista de Chile (04-06-1912)

- Uno de los problemas de la cuestión social en Lota (1915)

- La Asamblea de Alimentación Nacional (1919)

- La Guerra de Don Ladislao y el Proceso a los Subversivos (1920)

- La Matanza de San Gregorio (1921)

- El oficio de mentir para reprimir. Inauguración de "El Soviet" (1921)

- El vuelo del Avión Rojo (1930)

- Manifiesto de los Revolucionarios (04-06-1932)

- La Junta de Gobierno al país (05-06-1932)

- El Plan Lagarrigue. Programa económico de la Rep.Socialista (1932)

- Los 30 puntos de Acción de la Rep. Socialista (1932)

- "El Siglo" revolucionó el periodismo de esa época (1940)

- 2 y 3 de abril de 1957. El pueblo, ese gigante dormido

- J. M. Varas: Recuerdos del 2 de abril del 57

- Los 50 años de la Democracia Cristiana (28-07-1957)

- Declaración de Principios del MIR (1965)

- Programa de Gobierno de la Unidad Popular (1969)

- El MIR y el resultado electoral (1970)

- Discurso de Allende al triunfar la elección presidencial de 1970

- La "Chilenalización": Un tímido paso (11-07-1971)

- El Saludo del Pdte. Allende al Partido Comunista (02-01-1972)

- Discurso de Allende a los universitarios de Guadajalara (1972)

- Discurso de Miguel Enríquez en el Teatro Caupolicán (1973)

- La Operación militar del 11 de septiembre de 1973

- El Último Mensaje del Pdte. Allende al Pueblo (11-09-1973)

- El 11 en la Embajada de Cuba (11-09-1973)

- Pinochet y el Milagro de cuento de hadas de Chile (1973-1989)

- La Guerra Preventiva: Denuncia y Coraje (Oct-1973)

- El Último día de Miguel Enríquez (05-10-1974)

- Miguel Enríquez, Jefe Revolucionario (05-10-1974)

- Aniversario Rojo y Negro. Miguel Enríquez (05-10-1974)

- Villa Grimaldi. La voz de los Sobrevivientes (1975)

- Brigada Lautaro. Con Inyecciones de Cianuro (1976)

- Caso COVEMA. El Juego del Comprahuevos (1980)

- Atentado a Pinochet. Una acción que cambió la historia (1986)

- Dago Pérez: Una Llama que flamea (2003)

- En Chile hace falta un partido socialista (2007)

- Centenario del presidente mártir. Salvador Allende 1908 - 2008 (2008) 1

- Centenario del presidente mártir. Salvador Allende 1908 - 2008 (2008) 2

- M. Granovsky. 33 mineros atrapados. El Sueldo de Chile (2010)

- H. Menéndez. 33 mineros atrapados. Un grave error (2010)

- Imágenes





www.Espartako.cl Ciencias Sociales y letras

Creada en octubre de 2000 - 21 de Febrero de 2024 (Miércoles), Santiago, Chile

Sitio optimizado para verse en una resolución 1024x768
Licencia Creative Commons


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.