Translate other languages

Revista Espartako.cl

Temas por Categorías

Documento de Historia Nº 024. 13 de Agosto de 2001


El relato Platónico de la Atlántida

Paul Rivet, "Los Orígenes del Hombre Americano”. Fondo de Cultura Económica. 4ª Edición. México, 1964.


La belleza y sofisticación de la Atlántida relatada por Platón en "Timeo" y "Critias" la ha convertido en la más fabulosa leyenda que hasta hoy fascina a millones.



"Según una tradición, que Solón habría recogido de boca de los sacerdotes egipcios de Sais y que Platón nos ha transmitido en dos de sus obras, "Timeo" y "Critias", esta inmensa isla se habría hundido aproximadamente 8.500 años a. c., es decir, en pleno período humano.

"Sólo citaré el texto de "Timeo" que localiza de manera bastante precisa la Atlántida, ya que el de "Critias" está esencialmente consagrado a su civilización característica.

"En aquel tiempo se podía atravesar este mar [mar atlántico]. Había una isla frente a este paso que llamáis las Columnas de Hércules. Esta isla era más grande que Libia y Asia reunidas. Y los viajeros de aquel tiempo podían pasar de esta isla a las otras islas, y desde éstas ganar todo el continente en la ribera opuesta de este mar, que merecía realmente su nombre. Pues, de un lado, en el interior de este estrecho de que hablamos, parece que hay una sola abra de garganta muy cerrada y del otro, hacia fuera, este mar verdadero y la tierra que lo circunda que puede llamarse verdaderamente un continente, en el sentido propio de la palabra. Ahora bien, en esta isla Atlántida, unos reyes habían formado un imperio grande y maravilloso. Este imperio era dueño de la isla entera y también de muchas otras islas y porciones del continente. Además, en nuestro lado dominaba desde Libia hasta Egipto y Europa hasta Tirrenia [es decir, Italia Occidental]. Ahora bien, esta potencia, habiendo concentrado una vez toda sus fuerzas, emprendió la tarea de avasallar con un solo empuje vuestro territorio y el nuestro y todos aquellos que se encuentran a este lado del estrecho. Entonces fue ¡oh, Solón! Cuando el poderío de vuestra ciudad hizo brillar a los ojos de todos su heroísmo y su energía. Pues ha superado a todas las demás por la fortaleza de su alma y por su arte militar... Pero, en los tiempos que siguieron, hubo temblores de tierra espantosos. En el espacio de un solo día y de una noche terribles, todo vuestro ejército se lo tragó la tierra, y de modo semejante, la isla Atlántida se hundió en el mar y desapareció. He aquí por qué este océano es aún hoy día difícil e inexorable, por el obstáculo de los fondos cenagosos y muy bajos que la isla depositó al sumergirse."(1)


"El océano Atlántico está formado por dos inmensos valles que bordean las costas de América y del Viejo Mundo, separados por una larga meseta intermedia de dirección aproximada Norte-Sur. Esta cresta irregular presenta altos fondos, de los cuales el archipiélago de las Azores son la parte más alta.

"El valle oriental está salpicado de archipiélagos: Madera, Canarias, Cabo Verde, siendo unánime el acuerdo de ver en ellos los restos de un continente desaparecido. En el valle occidental, entre las Azores y las Antillas, existe el mar de los Sargazos, con una fauna y flora especiales, que marca el emplazamiento de este dicho continente hundido. Así se establecía entre América por una parte, y Europa y África occidental por la otra, un enlace terrestre continuo.

"La geología nos enseña que el océano Atlántico Norte es de origen terciario, siendo pues en esta época cuando la Atlántida se hundió. Un hundimiento parcial la separó en un principio de América mediante un ancho foso al Este de Florida, de las Bahamas y de las Antillas, estableciendo una comunicación directa por mar entre las Antillas y las costas occidentales de África, al Sur de las Islas de Cabo Verde.

"Posteriormente, la Atlántida comprendía una serie de islas sin duda bastante extensas, que se extendían por el mar de los Sargazos y englobaban los archipiélagos de las Azores, de Madera y de Cabo Verde, pero separados ya de Europa, de África y de América. Otra masa continental independiente, cortada de las anteriores por un brazo de mar, unía las Canarias actuales a las costas de Mauritania.

"Se prosiguió la disociación; el mar de los Sargazos recubrió el continente sumergido; los archipiélagos fueron tomando poco a poco el aspecto actual; y sólo las islas Canarias quedaron en comunicación con África hasta el Cuaternario. De todo el continente terciario, sólo esta plataforma canariense pudo ser conocida por el hombre, mas ya en una época en que toda comunicación con el Nuevo Mundo estaba radicalmente suprimida.

"No menos cierto es que, en la época en que Platón sitúa los acontecimientos que describe, es decir, mucho tiempo después del final del Cuaternario, la plataforma canariense había desaparecido a su vez desde hacía mucho, quedando ya trazados los rasgos esenciales de la geografía actual.

"No haremos la crítica demasiado fácil de texto de Critias? en que Platón describe la civilización atlántida. Nuestros conocimientos en prehistoria son ya bastante precisos y seguros para poder afirmar, con absoluta certeza, que la edad de oro descrita por el gran pensador griego no pasa de ser un mito poético y encantador. En definitiva, lo mismo si nos situamos en el punto de vista geológico que en el prehistórico, no podemos menos que suscribir el juicio emitido por Paul Couissin:

"La civilización atlántida no pudo existir en época alguna, no puede emplazarse sino fuera del tiempo, así como lo está fuera del espacio. No ha existido en ninguna parte. No ha existido nunca."(2)

"Así pues, la geología clásica nos conduce a la conclusión siguiente: América, en el momento en que apareció el hombre, tenía sensiblemente su configuración actual, y por consiguiente la historia del poblamiento de este continente no debe tomar en cuenta ninguno de los enlaces terrestres que existieron antiguamente entre el Antiguo y el Nuevo Mundo, ni considerar como posibles vías de acceso distintas de las actuales."


NOTAS


1: Platón. Oeuvres complètes, t. x: Timée. Critias. Texte établi & traduit par Albert Rivaud. París, Société d'edition "Les Belles-Lettres", 1925.
2: Couissin (Paul). "L'Atlantide de Platon et les origines de la civilisation". Aix-en-Provence, Éditions du Feu, 1928.




Historia de América


www.Espartako.cl Ciencias Sociales y letras

Creada en octubre de 2000 - 21 de Febrero de 2024 (Miércoles), Santiago, Chile

Sitio optimizado para verse en una resolución 1024x768
Licencia Creative Commons


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.