Translate other languages

Revista Espartako.cl

Temas por Categorías

Documento de Historia Nº 003. 09 de junio de 2001


Hallan restos de corazón en dinosaurio

por Gonzalo Argandoña Lazo

 Expertos analizaron un ejemplar de 66 millones de años que conservó parte de sus tejidos. Concluyeron que su estructura cardíaca es similar a la que hoy tienen los mamíferos, por lo que su metabolismo estaría más cercano al de los humanos que al de los reptiles.



Esta es una de las imágenes tridimensionales obtenidas por los científicos gracias a modernos equipos médicos. Restos de cartílagos, costillas fosilizadas, partes del corazón e indicios de tendones son algunos de los tejidos que se pueden observar.

Cuando el doctor Andrew Kuzmitz convocó a siete cardiólogos para que conocieran el resultado de un escáner, el grupo de médicos se llevó la gran sorpresa de su vida. Las imágenes correspondían a un típico corazón, con las habituales dos grandes cámaras o ventrículos, separadas por una pared. El único problema es que este órgano había sido encontrado junto a un dinosaurio muerto hace 66 millones de años: "Los médicos no podían creer lo que estaban viendo", cuenta el investigador norteamericano, coautor del trabajo que aparecerá mañana en la revista Science Este importante hallazgo se remonta a 1993, cuando el cazador profesional de fósiles Michael Hammer descubrió un esqueleto de dinosaurio en Dakota del Sur, Estados Unidos, el cual fue bautizado como Willo. Dentro de su cavidad torácica, había una especie de roca que le llamó la atención. En vez de deshacerse de ella para limpiar los huesos fosilizados, recogió cuidadosamente todas las piezas y se las llevó a un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Carolina del Norte.

"Nosotros tenemos la capacidad para obtener imágenes de absolutamente cualquier cosa, desde pedazos de asfalto para hacer mejor caminos hasta dinosaurios. La primera vez que examiné un espécimen fosilizado fue hace ocho años y desde entonces he obtenidos imágenes de varios dinosaurios",explica a La Tercera el doctor Paul Fisher, director de la División de Imágenes Biomédicas.

ALTA TECNOLOGíA

Para analizar la inusual estructura descubierta dentro de Willo, los expertos recurrieron a una tomografía computacional. Se obtuvieron numerosas fotografías, que luego fueron integradas en una sola imagen en tres dimensiones mediante un software especializado.

El resultado final mostró los ventrículos del corazón, además de un gran vaso sanguíneo, que corresponde a la aorta. No se encontraron restos de las otras arterias y venas presentes habitualmente en un corazón, por lo que es probable que hayan desaparecido luego de la muerte del animal.

En todo caso, la estructura cardíaca que revelaron los exámenes médicos fue toda una sorpresa para los científicos, ya que se parece bastante más al corazón de las aves y mamíferos que al de los reptiles modernos.



El dinosaurio, bautizado como Willo, pesaba unos 300 kilos y medía casi cuatro metros de largo. Se alimentaba de plantas y vivía en una extensa región de lo que hoy es Estados Unidos y Canadá

Por décadas, los dinosaurios han sido considerados como más cercanos a este último grupo, el cual presenta una estructura cardíaca mucho más simple. Mientras el corazón de los humanos -y de los mamíferos en general- maneja por separado la sangre usada que viene de vuelta de los tejidos y la oxigenada que regresa de los pulmones, el corazón de los reptiles simplemente mezcla ambos tipos de torrentes sanguíneos en una sola cámara cardíaca. Como resultado, la cantidad de oxígeno presente en la sangre que llega a los tejidos de los reptiles es bastante inferior, por lo cual presentan un metabolismo más lento y tienden a llevar una conducta más perezosa: "El corazón es un órgano fundamental para la entrega de recursos energéticos al cuerpo", enfatiza a La Tercera el doctor Dale Russell, uno de los coautores del estudio. "Es realmente asombroso el hecho de que el dinosaurio que analizamos parece tener un corazón tan evolucionado".

Una de las conclusiones más importantes del trabajo es que ese tipo de corazón le habría permitido a Willo tener un metabolismo mucho más acelerado que el de un típico reptil moderno. Se estaría confirmando una idea que hace años viene dando vueltas dentro de la comunidad científica: que los dinosaurios, o al menos parte de ellos, eran animales de sangre caliente, tal como ocurre hoy con la mayoría de las especies que pueblan la faz de la Tierra.

Fuente: Diario "La Tercera", 20 de abril de 2000. Edición impresa. (No disponible en edición digital)

Dinosaurios

www.Espartako.cl Ciencias Sociales y letras

Creada en octubre de 2000 - 21 de Febrero de 2024 (Miércoles), Santiago, Chile

Sitio optimizado para verse en una resolución 1024x768
Licencia Creative Commons


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.