Translate other languages

Revista Espartako.cl

Temas por Categorías

Documento de Historia Nº 081. 19 de mayo de 2004


por Luis Emilio Recabarren

Leed mis palabras

(El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 25 de diciembre de 1913)



Luis Emilio Recabarren Serrano


La vida obrera es hoy el problema que más preocupa la atención del mundo entero. Y preocupa a todo el mundo porque los obreros son el alma de la producción y por lo tanto son la vida misma de la humanidad.

Siendo el problema más vital, es un deber de los partidos obreros de preocuparse de ello para ayudar a los trabajadores a salvar las difíciles situaciones de la vida.

En Tarapacá el problema está pasando por un periodo de atenta observación y por eso es que el Partido Obrero Socialista se preocupa de este asunto y se dirige a los trabajadores en igual sentido.

----

Si el obrero o empleado pide aumento de salario hace más cara la vida. ¿Debe por eso renunciara pedir aumento?

Este es el problema que cada persona debe resolver. Especialmente cada obrero y obrera.

El hambre y las necesidades de la vida hacen que sea permanente la necesidad de pedir aumento de salarios, a la mayoría de obreros y empleados.

Si panaderos, zapateros, sastres, carpinteros, pintores, albañiles, agricultores, molineros, etc., si estos obreros piden y consiguen aumentos de salarios, ¿no es verdad que encarecen el valor de esa producción?.

Si los obreros del transporte, como ser ferrocarrileros, lancheros, cargadores, jornaleros, carreteros, etc., piden aumentos de salarios y los consiguen, encarecen el valor de transporte de mercaderías que los pueblos usan para su vida.

Pues bien, la petición y el logro de aumento de salarios que obtienen los obreros les encarece a ellos mismos el valor de la vida. ¿Qué hacer entonces?.

Si por el miedo de encarecer la vida no pedimos aumentos de salario, ¿tendremos que resignarnos a morir de hambre, a vivir desnudos, a dejar los niños sin educación y a ahogarnos en la desgracia y en la abyección?.

Pero como no se podría detener la acción de los obreros más intrépidos que viendo ya el porvenir, avanzan solicitando aumentar que les den una ilusoria mejoría, obligan por esta acción a otros obreros a recurrir a la necesidad extrema de pedir el aumento y de encarecer la vida en consecuencia.

El costo de la vida seguirá encareciéndose indefinidamente, si los obreros y empleados, obligados por la necesidad siguen siempre y siempre solicitando el aumento a sus salarios.

-----

Como un medio de ayudar a detener la miseria y los estragos de la explotación se ha puesto en acción vigorosa la organización de cooperativas que ayuden a abaratar la vida, pero las cooperativas también tienen que pagar salarios y esos salarios tienen que estar a la altura de los mejores en cada pueblo donde se realice la acción.

Es verdad que como la cooperativa se conformará con una menor utilidad que las empresas burguesas, obligará por la competencia a que la vida se regle a un precio más bajo. -pero siempre será cara la vida en general.

Si la cooperativa fabrica zapatos, pan y demás artículos necesarios, debe someterse a pagar los salarios conforme a las necesidades del momento de los obreros, y a soportar los aumentos que se impongan.

Vemos, pues, que el auxilio de la cooperativa, sirviendo en parte últimamente a las necesidades obreras, no resuelve definitivamente el problema de la miseria.

La cooperativa seguirá también la carrera de encarecer los productos a medida que los obreros pidan aumento de salarios.

Si los obreros organizados en sindicatos o gremios, se convencen que no se resuelve, sino momentáneamente, el problema de su miseria, por medio de las conquistas gremiales, ¿qué deben hacer?.

Si los obreros, después de sus conquistas gremiales, se ven ayudados por la cooperativa, y aún así ven que no resuelven, en forma estable y definitiva su situación de vida, ¿qué deben hacer?.

-¿Qué deben hacer?.

Eso es lo que vamos a decir.

Si nos convencemos que esas dos acciones no bastan para librar a los pueblos de la miseria, es el deber de los obreros que bien piensan, señalar el rumbo que se considera feliz para llegar a esa felicidad que se busca.

Ese rumbo necesario, preciso que seguido por los obreros los llevará a vivir bien y sin explotación es el que señala el Partido Obrero Socialista, indicando como único remedio a todos los males sociales, la doctrina llevada a la práctica en la vida pública y privada de los pueblos.

El Socialismo es la abolición de todo sistema de explotación. Es la abolición de toda opresión y tiranía.

El Socialismo es el progreso llevado a todo el conjunto de la vida humana, moral y material.

La humanidad ha progresado mucho materialmente, pero ha quedado muy detenida en el programa moral. Por esto el Socialismo va a completar la obra invitando a los pueblos y empujándolos a perfeccionar más su condición moral como medio de encaminar al mundo a suprimir el sistema de explotación del hombre por el hombre, sistema que tiene sumida a la humanidad en la miseria y en el dolor, en la esclavitud y en la abyección.

Sólo este ideal de suprimir el sistema de explotación es el que pondrá fin a la lucha loca en que se ven obligados los proletarios para conquistar aumentos de salarios.

Suprimiendo el sistema de explotación, ya no luchará el trabajador por el aumento del salario.

Eso es el Socialismo.

Si los gremios obreros, si las cooperativas no llevan este propósito de abolir el sistema de explotación industrial, comercial y fiscal, (como doctrina y como ideal) su lucha será interminable y por consiguiente dejará muchos cansados en el camino.

Si los gremios adoptan ese propósito definidamente, para marchar a la abolición del sistema de explotación, tienen necesariamente que apoyar su acción gremial y cooperativa en la lucha política para conquistar el poder político, legislativo, ejecutivo y administrativo, que les permita, con la fuerza de la ley realizar sus propósitos.

Las leyes sólo se derogan o inutilizan con leyes.

Las leyes que protegen el sistema actual social e industrial sólo pueden anularse con -otras leyes que perfeccionen la organización social de la vida presente.

Podrá decirse que la huelga seria un arma, poderosa para obligar si se quiere a naciones enteras a doblegarse a las peticiones de los huelguistas, pero es bien difícil poder creer que sólo con la huelga podríamos reformar la ley. La acción política del proletariado podrá transformar el sistema y puede acortar la distancia para alcanzar el bienestar.

Distíngase bien, que la acción política socialista no es una finalidad doctrinaria, ni un objetivo social, es solamente un medio, un vehículo, que conduce al objetivo buscado: la felicidad de todos.

La fuerza del sindicato y la fuerza de la cooperativa serán más poderosas si se les une la fuerza política, que con un poco de más poder pueden hacer eficaz la obra de los sindicatos y de las cooperativas.

Si nos propusiéramos conseguir todo el mejoramiento sólo con la acción gremial y cooperativa, nuestra lucha será larga y extenuante, mientras que si agregamos la fuerza legislativa de la política, podemos ayudarnos con leyes protectoras y si tenemos el municipio como fuerza administrativa en cada pueblo, nuestra labor será mucho más fácil y mucho más comprensible.

Esa es la situación actual.

Este es el problema que los trabajadores deben estudiar cuidadosamente para resolverlo.

¿Se figuran que nosotros los engañamos? Pues, mayor razón será esto para que estudien.

Ahí está, felizmente, el mundo entero adoptando como táctica de lucha: la acción gremial para combatir la explotación industrial; la acción cooperativa para combatir la explotación comercial; y la acción política para combatir la explotación fiscal.

El industrial, explota con el salario.

El comerciante, explota con el alto precio que pone a sus mercaderías.

A todos los trabajadores, y en especial a los trabajadores de la bahía, quiero dirigir unas cuantas palabras, deseando sólo que piensen sobre lo que digo.

Todos saben y todos oyen que los cargadores, y unos pocos obreros de otras faenas de la bahía y, de otras partes se ocupan todos los días de mentir sobre mis actos y de empequeñecer la capacidad y la inteligencia de los mismos obreros..

Dicen los cargadores mil mentiras en mi contra, sin que ninguna pueda constarle a nadie..

Se han propuesto los cargadores, según ellos, "echarme abajo" o quitarme toda la influencia que suponen pueda yo tener. Dicen que no descansarán hasta que todos se convenzan que soy un hombre malo, que soy un negociante y que solo quiero explotar a los obreros..

Mientras esos desgraciados trabajadores se ocupan en hablar de mí, procuran a la vez, con sus mentiras desorganizar las organizaciones gremiales, y cooperativas que ellos no han hecho, ni han impulsado..

Entre los meses de agosto de 1912 y agosto de 1913, la imprenta de El Despertar fue el único sitio de organización obrera y en la imprenta de El Despertar nacieron a la vida orgánica -la
Sociedad Oficios Varios
Cooperativa de Pan
Gremio de Zapateros
Gremio de Lancheros
Gremio de Empleados
Gremio Artes Mecánicas
Cámara del Trabajo
Centro Femenino
Partido Obrero Socialista
En una palabra, todo el primer y gran impulso de la creación de las organizaciones tuvieron su cuna en la imprenta de El Despertar, y este periódico prestó todo su concurso a esa obra y lo seguirá prestando..

Negarán esto, pero el hecho está a la vista de los honrados..

Las demás organizaciones nacieron al calor y al entusiasmo de aquel momento que fue todo propósito de progreso entre los obreros. Mientras la acción organizada marchaba y se desarrollaba, el gremio de cargadores estaba relegado y aislado, mudo e inactivo en su antiguo local de la calle Amunátegui esquina de Esmeralda..

Cuando Oficios Varios invitó a las organizaciones para formar la Cámara del Trabajo, entonces vino el gremio de cargadores con sus dos delegados y entró a formar parte en el concierto de todas las organizaciones..

Hora fatal fue aquella. Desde el mismo momento en que los cargadores entraron en contacto con los demás gremios, empezó la cizaña a sembrar sus odios..

Ellos iniciaron la guerra contra el Partido Obrero Socialista que era el autor de toda esa grande y entusiasta organización. Aceptamos, al principio, con abnegación el insulto..

En otro momento fatal, los cargadores, animados del extraño deseo de destruir todo el socialismo, nos invitaron a arrendar el ex hotel Tívoli, y allá fuimos con ellos, y de allá salimos todos convencidos de la imposibilidad de vivir al contacto, con esos trabajadores tan malamente guiados de pensamientos contrarios a su propia suerte..

Rotas las relaciones con ellos, todos los gremios los han despreciado, y los han dejado solos, pero ellos se empeñan en hacer creer lo contrario, más la verdad aparece y aparecerá por encima de todas las sombras..

Después de estos hechos todas las organizaciones han sufrido algo y ese daño que debilita la fuerza orgánica del trabajador ¿a quién lo daña?.

Pretenden los cargadores con su propaganda, hacerme daño personal, y no ven, los desgraciados, que el mal sólo se lo hacen ellos mismos y se lo hacen a sus demás compañeros..

Mientras ellos me insultan y me calumnian, yo sigo mi labor y continúo trabajando y ganando el salario necesario para vivir. Mientras tanto ellos, y con ellos todos los trabajadores continúan soportando la crueldad de la explotación y de la tiranía y la crueldad del trabajo mal organizado, del trabajo bestial..

En vez de estudiar amorosamente la forma que ha de libertarIos, en vez de instruirse, en vez de buscar la manera de engrandecer el poder orgánico de la masa obrera, sólo se ocupan de sembrar odios y calumnias, por todas partes, lo cual produce por resultado el enfriamiento que desorganiza, el alejamiento que aísla y que obliga al obrero a abandonar todo propósito de emanciparse..

Yo pido a los trabajadores que reflexionen bien sobre lo que están haciendo, que cuando creen que sus odios van en mi contra, no hacen otra cosa que apretar más la soga que el capital les tiene puesto al cuello; que cuando se preocupan de mí, se olvidan de sus propios intereses; que cuando insultan a los socialistas, afirman el poderío de sus opresores, que cuando debilitan una organización, apuntalan el edificio burgués en los momentos que corre riesgo de desplomarse..

Han debilitado todas las organizaciones, y con ello han consolidado el poderío burgués, por algún tiempo más..

Han atacado con fuerza al socialismo y el socialismo ha crecido..

Las calumnias y las sombras arrojadas sobre el socialismo y los socialistas, le han servido como el riego a las plantas..

Ahí están los hechos que lo digan..

Han atacado a El Despertar, este periódico ha disminuido de 4 mil ejemplares que imprimía en mayo, a 2.800 que imprime hoy. Pero hay que saber que El Despertar vivió casi un año con menos de 2 mil ejemplares y eso hasta para probar que aún tiene larga vida..

Trabajadores de la bahía y de toda la provincia:.

Mirad lo que hacéis..

Si vuestro empeño de destruir la organización produjera lo que buscáis, la muerte de El Despertar y de las organizaciones; si eso alcanzarais, pensad que a mi persona no alcanzará ningún daño material, el daño moral que me afectaría no aumentará mis canas, ni disminuirá mis fuerzas todavía inquebrantables para luchar por vuestra propia libertad, porque sé que obráis guiados por la mala pasión que aún no podéis desalojar de vuestros seres..

Trabajadores: no prosigáis cavando vuestra fosa; no prosigáis remachando vuestra propia esclavitud..

En un momento de reflexión veréis que toda vuestra loca obra de ataques a los socialistas y a mi persona, sólo resulta en vuestra contra, en contra de vuestros intereses como clase obrera..

Mirad que mientras gastáis vuestras fuerzas en destruir a los socialistas, quedáis sin fuerzas para combatir a vuestros enemigos..

La diferencia de ideas entre vosotros y los socialistas debe ser sólo punto de discusión, pero nunca causa de ataque y menos de división..

Cesad, pues, en vuestra obra destructora, que el único que gana es vuestro propio enemigo..

Olvidad mi nombre y -mi persona y preocupaos solamente de afirmar vuestros organismos..

Contemplad la brutal condición en que trabajáis; contemplad la miserable condición en que vivís y veréis que no mejoraréis nada con escupir mi nombre..

Dejadme a mí donde estoy..

Preocupaos de afianzar vuestras organizaciones..

El Partido Socialista es una organización exclusivamente obrera, formada por los obreros que voluntaria y espontáneamente quieren militar en sus filas..

El Partido Socialista no puede obligar voluntades..

La transformación del régimen social no se puede hacer con fuerzas ficticias, tiene que hacerse con fuerzas efectivas, por eso es que no buscamos fuerzas ficticias..

Trabajadores, abrid los ojos y pensad en lo dicho..

Luis E. Recabarren S.

 



Vida y Obra de Luis Emilio Recabarren




www.Espartako.cl Ciencias Sociales y letras

Creada en octubre de 2000 - 21 de Febrero de 2024 (Miércoles), Santiago, Chile

Sitio optimizado para verse en una resolución 1024x768
Licencia Creative Commons


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.