Translate other languages

Revista Espartako.cl

Temas por Categorías

Documento de Historia Nº 051. 20 de junio de 2008


por Iván Ljubetic Vargas

El legado de un titán. Luis E. Recabarren

(El Siglo, 12 de junio de 2008)

 


El padre del sindicalismo chileno y el más grande educador de masas de nuestra historia, dedicó todo su tiempo a unir, organizar y crear conciencia de clase entre los trabajadores.


Luis Emilio Recabarren, considerado con justicia como el padre del movimiento obrero chileno, nació en Valparaíso en el Cerro Playa Ancha, el 6 de julio de 1876. Sus padres, modestos comerciantes, tuvieron hijas y dos hijos.

Luis Emilio estudia cuatro años en la Escuela Santo Tomás, en Valparaíso. En 1890, la familia se traslada a Santiago, buscando mejores perspectivas de vida. A la edad de 14 años, Recabarren entra a trabajar como aprendiz de tipógrafo.

Su ingreso al Partido Demócrata está motivado por el deseo de contribuir a la lucha de la clase obrera. No tardará en convencerse que no podía ser así.

A comienzos de 1895 se casa con su prima Guadalupe del Canto.

El 22 de enero de 1899, aparece el primer número del periódico "La Democracia" de Santiago, uno de cuyos fundadores es Recabarren. Es el comienzo de su incansable actividad como creador y promotor de la prensa obrera chilena.

El 21 de enero de 1900 se funda la Mancomunal Obrera de Chile, primera organización sindical con sede en Iquique, creada por lancheros encabezados por Abdón Díaz. Agrupa a más de 5 mil asociados de diversos gremios de la provincia de Tarapacá. El 1° de Mayo de 1902, se crea la Combinación Mancomunal de Obreros de Tocopilla, fundada por los lancheros de ese puerto, dirigidos por Gregorio Trincado.

Las Mancomunales, primeros sindicatos en Chile, eran organizaciones territoriales que agruparon a miles de obreros y los guiaron en sus combates de clase. Bajo su dirección tuvieron lugar masivas y poderosas huelgas a comienzos del siglo XX. En 1903 la Mancomunal de Tocopilla propone a Recabarren trasladarse a ese puerto con la tarea de fundar, dirigir y escribir un periódico de su entidad. Su sueldo sería de 150 pesos. El 18 de octubre de 1903 aparece el primer número de "El Trabajo", en cuya editorial escribe: "Procuraremos obtener todo lo que aspiramos por la fuerza de la razón, pero si los oídos de las autoridades se quedan sordos, haremos sentir entonces el efecto que produce la razón de la fuerza, sin vacilaciones y al precio que las circunstancias lo requieran".

Así comienza Recabarren la titánica labor que será elemento decisivo en la transformación del proletariado chileno de "una clase en sí", en "una clase para sí". Es decir, con conciencia de clase, conocedora de su rol histórico y contando con las organizaciones sindicales y políticas para cumplirlo.

Fue electo diputado por el Partido Democrático en 1906, no pudo asumir el cargo porque se negó a prestar el juramento de rigor por ser agnóstico.

El 21 de Diciembre de 1907, tropas de marinería y del ejército, utilizando por primera vez ametralladoras, asesinan en la Escuela Santa María de Iquique a miles de trabajadores, mujeres y niños, masacre que se perpetró para aplastar una poderosa huelga de unos 15 mil trabajadores del salitre de la provincia de Tarapacá, pero al mismo tiempo, para destruir el movimiento sindical clasista.

Con esa masacre, realizada durante el Gobierno de Pedro Montt, desaparecen las Mancomunales que habían surgido en todo el país. Recabarren estaba por esos días exiliado en Buenos Aires, donde había llegado saliendo clandestinamente de Chile para eludir una injusta condena de 541 días de cárcel, a que había sido condenado por escribir en "El Trabajo" y ser dirigente de la Combinación Mancomunal de Obreros de Tocopilla. Alli escribe varios artículos sobre esta masacre en el periódico del Partido Socialista, los que son reproducidos en "La Voz del Obrero" de Taltal. En uno de ellos, aparecido con fecha 13 de enero de 1908, llama a crear el partido revolucionario de la clase obrera y un poderoso movimiento sindical clasista.

Elementos reaccionarios y reformistas, aprovechando la momentánea derrota del movimiento sindical revolucionario, fundan el 18 de septiembre de 1909, la Gran Federación Obrera de Chile. Su organizador es el abogado conservador Pablo Marín Pinuer. Es la primera central sindical de nivel nacional, de carácter mutualista. Propicia la colaboración del capital y los trabajadores, en vez de la lucha por mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los obreros. Acepta la explotación del hombre por el hombre y rechaza las huelgas y toda acción reivindicativa de los asalariados. Los trabajadores más avanzados, con Recabarren a la cabeza, regresado al país, deciden incorporarse a ella y, desde su interior, luchar por transformarla en una central clasista, defensora de los intereses de los obreros.

Recabarren, el más grande educador de masas de nuestra historia, dedica todo su tiempo a unir, organizar y crear conciencia de clase a los trabajadores. Para ello funda periódicos, once en total, escribe en unos 50; crea grupos de teatro y conjuntos artísticos-culturales; dicta conferencias; habla en reuniones, asambleas y concentraciones; redacta folletos y libros sobre los más diversos temas; conversa personalmente con la gente. Teniendo claro que necesita de organizaciones, se esfuerza en construir las bases del partido revolucionario de los obreros. Uno de esos pasos es la creación de "El Despertar de los Trabajadores" de Iquique, el más importante de los periódicos que creó.

Su primer número aparece el 16 de enero de 1912, y desde sus páginas plantea la necesidad de formar ese partido.

El 4 de Junio de 1912, en el local de "El Despertar", unos 30 revolucionarios se reúnen bajo la dirección de Luis Emilio Recabarren y fundan el Partido Obrero Socialista, denominación que mantiene hasta enero de 1922. Entre los fundadores está Teresa Flores, la compañera de Recabarren.

Los pequeños núcleos del nuevo partido, llamados Secciones, dedican sus esfuerzos a reactivar el movimiento sindical aplastado desde la masacre de 1907. Logran importantes avances en 1912 y 1913, pero casi todo se pierde debido a la represión de las autoridades y a la influencia de la burguesía en los sectores más atrasados del proletariado.

En 1915 fue candidato a diputado por Antofagasta, siendo derrotado por fraude y cohecho. Se trasladó a Valparaíso y permaneció ahí hasta comienzos de 1916, cuando viajó a lo largo de Chile en dirección sur, llegando hasta Punta Arenas. En 1918 viajó a Argentina y participó en la fundación del Partido Comunista (Argentina), integrando su primera Dirección Nacional. A su regreso a Chile, participó en el Tercer Congreso de su partido, que acordó iniciar gestiones para incorporarse a la Tercera Internacional y cambiar su nombre por Partido Comunista de Chile.

La Primera Guerra Mundial golpea abate al norte chileno, en especial a la industria del salitre, generando gran cesantía. Pese a las dificultades, hay un nuevo reactivamiento sindical hacia 1918. El 25 de diciembre de 1919, se inicia en Concepción la Tercera Convención de la Federación Obrera de Chile. Recabarren, con el apoyo de los obreros del salitre, de las minas, puertos e industrias, plantea su transformación en una central clasista, revolucionaria, de lucha por la transformación social. Esta posición triunfa ampliamente, y nace así la primera central clasista de los trabajadores chilenos, importante aporte al desarrollo del movimiento obrero.

Con el surgimiento del Partido Obrero Socialista, en 1912, y con la FOCH en 1919, se puede hablar del proletariado de nuestro país como "una clase para sí" y del nacimiento del movimiento obrero de Chile. Este cambio de calidad se debe a causas objetivas y subjetivas. Las primeras tienen que ver al temprano aparecimiento en nuestro territorio de grandes conglomerados obreros, en las labores mineras especialmente. Las subjetivas, estuvieron representadas por la titánica labor de Luis Emilio Recabarren y quienes lo secundaron, para unir, organizar y educar a los trabajadores.

A pesar de la represión, se fortalece el movimiento obrero. En las elecciones parlamentarias de marzo de 1921, son elegidos varios parlamentarios obreros. Entre ellos, los comunistas Luis Emilio Recabarren y Luis Víctor Cruz; los demócratas, Juan Pradenas Muñoz, Juan Vargas Márquez y Oscar Shanks. La FOCH se fortalece llegando a agrupar a 140 mil asociados.

Fue candidato a la presidencia de la República en 1920, año en que triunfó Arturo Alessandri Palma. La elección lo sorprendió nuevamente en la cárcel y logrando una escasa votación. Sin embargo, en 1921 fue elegido diputado por Antofagasta.

La crisis golpea a los trabajadores, y crece su descontento. Ello inquieta a las Fuerzas Armadas. El 4 de septiembre de 1921 se constituye un comité militar deliberante, formado por jóvenes oficiales del Ejército. Al día siguiente, una comisión designada por ellos, se entrevista con el Presidente Alessandri. Acuerdan presionar al Congreso Nacional para que apruebe rápidamente la ley de aumento de sueldos y salarios, junto con una serie de leyes sociales, algunas de las cuales eran tramitadas desde hacía cuatro años.

Bajo la presión de los militares, el Congreso Nacional aprueba en horas, el día 8 de septiembre, 16 proyectos de ley. Entre las leyes aprobadas están: sobre Contrato de Trabajo, Tribunales de Conciliación y Arbitraje, Organización Sindical, Sociedades Cooperativas y Caja de Empleados Particulares.

La ley 4.054 estableció el Seguro Obligatorio de todo obrero contra accidentes, enfermedades o invalidez; la Caja de Seguro estaba formada por aportes del obrero, del patrón y del Estado. La ley 4.057 estableció la constitución de sindicatos legales industriales y profesionales. Será utilizada como un instrumento contra la FOCH.

Maravillado con la Revolución Rusa, tras el congreso partidario de enero de 1922, en que el POS se transformó en Partido Comunista, Recabarren viajó a la URSS para participar en el Congreso de la Internacional Comunista. Regresó a Chile en febrero de 1923. En 1924 declinó presentarse para la reelección de diputado. El 11 de Septiembre de ese año, las Fuerzas Armadas toman el control del país. Alessandri abandona La Moneda y se asila en la Embajada de Estados Unidos. Asume el mando de la Nación una Junta Militar formada por los generales Luis Altamirano y Bennet, y el Almirante Nef.

Es una junta reaccionaria, que actúa según los intereses de la oligarquía.

El 19 de diciembre de 1924 se suicida Luis Emilio Recabarren. Sus funerales, efectuados el domingo 21, son una masiva demostración de pesar y de cariño hacia el líder.

Recabarren y el Parlamento

Necesita el pueblo, para su felicidad, de la reconstrucción total de la organización del estado, y esa reconstrucción, no la puede hacer un parlamento de capitalistas. Es sólo el pueblo la única fuerza capaz de esa reconstrucción.

Por eso no podemos ofrecer hacer leyes para parchar una organización ruinosa que debe abandonarse para dar paso a una nueva organización, qué, como la organización obrera, trae en su seno, los gérmenes de la nueva vida.

si no vamos a hacer leyes, ¿qué vamos a hacer?

Lo que hay que hacer es señalar, claramente, al pueblo desde la tribuna parlamentaria, toda la inaudita corrupción capitalista, toda la incapacidad burguesa, toda la inutilidad de las leyes burguesas, para que el pueblo vea la verdad, por sus ojos, y entonces tome las medidas necesarias a organizar el bienestar social.

Para hacer esta labor de higiene pública es que acepto ir al Congreso en brazos del esfuerzo popular.

Por eso digo a los electores: No voy al Congreso a hacer leyes inútiles que violarán enseguida los capitalistas; o leyes que perfeccionen el sistema de esclavitud, no; voy al Congreso: a criticar y combatir el régimen de explotación burguesa contra la nación, y a señalarle al pueblo desde la tribuna parlamentaria, el camino más corto para que alcance su completa libertad y felicidad.

(Fragmento del escrito ¿A qué Iré al Parlamento?, publicado en El Socialista, de Antofagasta, 23/02/1921)

El objeto que nos lleva al Parlamento, a la Cámara de Diputados o al Senado, es única y exclusivamente conquistar una posición más para nuestra propaganda revolucionaria, antiparlamentaria, anticapitalista, y de ataque directo al estado burgués y a sus instituciones decrépitas.

Un representante comunista no va al Congreso a hacer política, a "cooperar con los burgueses, a pedir empleos, a mendigar sueldos, o a intrigas entre pasillos".

El parlamentario comunista investido de la representación de un partido serio que encierra en sí las aspiraciones y la voluntad de las masas ya no sumisas; va a la Cámara a destruir, a despedazar con su crítica libre y severa, la dialéctica jesuítica y sofística, de los representantes burgueses; y a iluminar, con el resplandor de la doctrina comunista los problemas vitales que nos acosan.

El representante comunista en la Cámara, sigue siendo antiparlamentario, sigue combatiendo el parlamentarismo; y sus ideas en el Congreso, no difieren de las que expresara en vísperas de elecciones, y en su vida privada, ante sus electores.

Los que confunden, al diputado comunista con el diputado burgués, no saben lo que dicen.

Nosotros sostenemos que la tarea de propaganda y de crítica que desde un sillón del Senado puede hacer un representante comunista, beneficia y alcanza a todo el proletariado, y que, por lo tanto, toda la masa trabajadora.

El Partido Comunista desde hace un año, tiene en el Parlamento, dos representantes. Inútil afirmar que su "política", para usar la palabra preferida de los que tratan, en vano, de desprestigiarnos, no ha dañado los intereses proletarios, ni disminuido el entusiasmo revolucionario,-ni debilitado la fe en un mañana mejor. Por el contrario, los intereses de los trabajadores han sido defendidos con calor; el entusiasmo revolucionario se levanta hasta en los ranchos de paja y de terrón de nuestros trabajadores rurales, hasta donde ha llegado la palabra de nuestros diputados comunistas; y la fe en días mejores se enciende en los cerebros de todos los que sufren, de todos los que padecen, de todos los que penan, como la promesa de una vida nueva.

(Fragmento de Los Representantes Comunistas en el Parlamento, publicado en La Federación Obrera, 07/04/1922)

 





Vida y Obra de Luis Emilio Recabarren




www.Espartako.cl Ciencias Sociales y letras

Creada en octubre de 2000 - 21 de Febrero de 2024 (Miércoles), Santiago, Chile

Sitio optimizado para verse en una resolución 1024x768
Licencia Creative Commons


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.